marzo 29, 2007

Caracas sobre una bomba de tiempo

Posted in inseguridad a 4:33 pm por sucedenvenezuela


EXPLOSIONES EN ALCANTARILLAS ELÉCTRICAS PUEDEN REPETIRSE
Caracas. Los indigentes, rateros y ladrones que deambulan por la avenida Urdaneta y sectores cercanos se han convertido en los principales enemigos de los técnicos de la Electricidad de Caracas. Todos los días se meten en las tanquillas y se apoderan del cableado neutro para vender el cobre que les garantiza unos cuantos bolívares para comprar droga o alcohol.

Debido a la cantidad de cables que han robado estos azotes, los técnicos de la Electricidad de Caracas decidieron soldar las tapas y rejas de las tanquillas para evitar que se produzcan accidentes. Sin embargo, esta medida no evitó la explosión de ayer en el sótano del edificio Centro 63, en la esquina de Ánimas, donde fue necesario rescatar a unas 100 personas que quedaron atrapadas en sus apartamentos.

Según apreciaron los bomberos y técnicos de la empresa eléctrica, en el lugar estaba una cuadrilla que realizaba reparaciones y la explosión se originó por impericia de uno de los trabajadores que manipuló el interruptor de la batería de condensadores.

La avería que trataban de resolver, según dijeron los técnicos, no estaba precisamente en el Centro 63, sino en una tanquilla ubicada una cuadra más abajo, donde fueron robados los cables neutros. La intención era hacer una especie de puente para reforzar el suministro de energía en la otra cuadra, pero la situación se tornó trágica y tres obreros corrieron con la peor suerte, pues resultaron quemados.

Ayer en la tarde se presentaron en la esquina de Ánimas comisiones del Departamento de Siniestros de la policía científica y tras realizar una inspección corroboraron que ciertamente hubo impericia por parte de uno de los trabajadores, pero además encontraron evidencias que analizarán en los laboratorios.

Tanto los expertos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, como los de la Electricidad de Caracas recordaron que el año pasado hubo una explosión en cadena en cuatro tanquillas situadas en la avenida Urdaneta y coincidieron en que ese evento puede tener relación con el de ayer, ya que se trata de siniestros provocados por la intervención de personas ajenas a la empresa eléctrica.

Aunque ninguno de los funcionario quiso declarar debido a que no están autorizados, alertaron sobre la posibilidad de que se corra un riesgo mayor en la zona, ante la cantidad de tanquillas que han sido penetradas por rateros para robarse los cables neutros.

Consideraron el caso como una bomba de tiempo que puede estallar en cualquier momento.

El jefe de Operaciones de los Bomberos Metropolitanos, comandante Delio Martínez, informó que hasta ahora no pueden precisar las causas de la explosión debido que se requiere investigar el caso conjuntamente con los técnicos de la Electricidad.

PÁNICO AL MEDIODÍA
Después de las 10:30 de la mañana de ayer la la avenida Urdaneta fue la zona más crítica de Caracas. José Luis Lagos fue uno de los obreros que quedó cubierto por las llamas. Un bombero jubilado, vecino del Centro 63, de nombre José Sibonni, tomó un extintor y lo usó para calmar el fuego que había en la tanquilla. Participó en el rescate de José Luis Lagos y lo custodió hasta que llegaron los bomberos. El fuego se propagó rápidamente en la planta baja del Centro 63 y quemó el techo. Mientras, en el sótano, ardía la batería que funciona con aceite. El humo se extendió por todos los pisos del edificio y los residentes entraron en pánico.

En todos los pisos habían personas atrapadas y los bomberos tuvieron que utilizar escaleras para evacuar el inmueble. Aunque las llamas no se propagaron más allá de la planta baja, los vecinos pensaban que se trataba de un incendio de gran magnitud.

La mayoría de los residentes del edificio que se encontraban en ese momento eran ancianas y ancianos que reposaban en sus casas.

Muchos fueron sacados por las ventanas y otros tuvieron que bajar por las escaleras auxiliados con máscaras de oxígeno y aterrados ante la cantidad de humo.

Igualmente varias madres fueron presas del pánico debido a que sus niños permanecían atrapados en una casa de cuidado que funciona dentro de la construcción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: