abril 23, 2007

Teodoro Petkoff, envía carta a Hugo Chávez sobre la FAN

Posted in editoriales/talcual a 4:01 pm por sucedenvenezuela

En mi condición de ciudadano de la República Bolivariana de Venezuela, en pleno uso de mis derechos políticos y precisamente por las obligaciones que ellos me imponen como tal ciudadano, me dirijo a usted públicamente para hacerle llegar algunas consideraciones sobre recientes actos suyos en relación con la Fuerza Armada Nacional.
Usted expresó el 12 de abril pasado, en discurso pronunciado en Fuerte Tiuna, los siguientes conceptos: “La llamada institucionalidad de la Fuerza Armada fue una manera de enmascararse y de asumir una posición contraria al gobierno (…) Todo comandante de unidad está obligado a repetir desde el alma y levantar la bandera con la consigna ‘patria, socialismo o muerte’ sin ambigüedades (…) Si alguien se siente incómodo por esto mejor que tramite su baja”.

Estas frases constituyen graves violaciones a la Constitución de la República, cuyo artículo 328 establece que la FAN es “una institución esencialmente profesional, sin militancia política, organizada por el Estado para garantizar la independencia de la Nación y asegurar la integridad del espacio geográfico, mediante la defensa militar, la cooperación en el mantenimiento del orden interno y la participación activa en el desarrollo nacional…” A su vez, el artículo 330, que otorga el voto a los miembros de la FAN, les prohíbe, sin embargo, “participar en actos de propaganda, militancia o proselitismo político”.

Cuando usted afirma que la FAN es una institución “roja, rojita” y cuando pide a sus comandantes que voceen consignas político-partidistas se coloca fuera de la normativa constitucional y, como si fuera poco, solicita usted de los militares activos que ellos, a su vez, también lo hagan. La profesión de las armas, ejercida por los integrantes de la FAN, es incompatible con la solicitud de que esa institución asuma un rol político-partidista, puesto que ello consagraría el contrasentido de un partido armado en medio de un sistema en el cual ninguna organización política lo está y muchísimo menos en la magnitud de una institución que maneja poderosas armas de guerra. Cuando declara que la FAN es “roja, rojita” le atribuye el color del partido político que usted dirige y cuando le pide que haga suya una consigna claramente política, privativa del partido político MVR, usted le está exigiendo que se solidarice políticamente con este partido, colocándose en posición contraria a la normativa constitucional. La FAN está subordinada al poder político civil y la Constitución no le atribuye el rol de árbitro en la controversia política venezolana.

La que pudiera suscitar el proyecto político conocido como “Socialismo del Siglo XXI” atañe exclusivamente a la sociedad civil y no es la FAN la que está llamada a decidir sobre ella. Recuerde usted que el único compromiso político de la FAN es con la democracia porque justamente así lo establece la Constitución, al definir a la República Bolivariana de Venezuela como democrática.

En este mismo orden de ideas, constituye una insólita e inaceptable transgresión de los mandatos constitucionales así como del respeto que la institución merece, la utilización de instalaciones castrenses como el Teatro de la Academia Militar y el Patio de Honor para la colocación de consignas y la realización de actos de clara orientación político-partidista. De igual manera, violenta también la normativa constitucional el empleo de vehículos militares para exhibir consignas políticas, tal como ocurrió en el desfile del 24 de Junio de 2006, en el Campo de Carabobo. La participación de los cadetes de la Academia Militar en el mitin político del 13 de abril pasado, frente a Miraflores, es simplemente inexcusable.

No existe precedente alguno de semejante manipulación política de los estudiantes que la Nación entera forma para que una vez graduados sean representación de ella, sin distinciones de ningún género, en la custodia de la soberanía nacional.
Es necesario mencionar, también, como contraria a la letra y espíritu constitucionales, la designación del general Alberto Müller Rojas, quien es jefe del Estado Mayor del Comandante en Jefe de la FAN, como miembro y principal vocero de la Comisión Asesora del PSUV. El ya mencionado artículo 330 es muy claro y específico: a los oficiales activos (el general Müller Rojas lo es de nuevo, después de 25 años de su retiro) no les está permitido participar en actos de “propaganda, militancia o proselitismo político”. La conducta pública del mencionado general ha sido la de un militante político, en abierta actitud de proselitismo y propaganda política.

Todo esto acentúa el rasgo militarista que caracteriza al régimen, cuyo clímax fue alcanzado con la reforma de la Ley Orgánica de la FAN (Lofan), en cuyo artículo 40 fue creado el grado militar de Comandante en Jefe, para el Presidente de la República. A la condición constitucional, estrictamente política, del Presidente como Comandante en Jefe de la FAN, se suma ahora la condición, puramente militar, del Presidente como Comandante en Jefe. La FAN, institución del Estado, ha devenido, simultáneamente, en institución de Gobierno.

Para terminar, y a propósito de la institucionalidad de la FAN, cabe señalar que si bien ésta nació literalmente como guardia pretoriana al servicio del general Gómez y más tarde, en cierta forma, lo fue también del general Pérez Jiménez, no es menos cierto que después de 1958 fue asumiendo un carácter cada vez más nacional e institucional. Es verdad que se dieron casos en que no pocos oficiales buscaron “padrinos” en AD y Copei, con vistas, en particular, a los ascensos, pero la FAN, en tanto que institución, nunca estuvo al servicio de ninguno de esos partidos ni de ninguno de sus dirigentes. De hecho, durante cuatro décadas en la FAN se fue asentando un criterio institucional de subordinación al poder civil, sin inmiscuirse en el ámbito políticopartidista.

Cuando usted pretende des-institucionalizarla en verdad a lo que aspira es a hacerla nuevamente una guardia pretoriana, esta vez al servicio de su persona, en clara negación del postulado constitucional. Seguramente usted tendrá en mente reformar la Constitución en este aspecto, para consagrar la condición de una FAN política e ideológicamente comprometida con su proyecto, pero por ahora la Constitución de 1999 está vigente y usted viola flagrantemente la que, por razones obvias, es una de sus normas de mayor sustantividad, aquélla que establece con toda exactitud las atribuciones del poder militar y su relación con el Poder Nacional.

Le escribo esta carta, señor Presidente, para preguntarle si usted está conciente de que la posición que ha asumido frente a la FAN representa una tajante y sistemática violación del orden constitucional y democrático.

Atentamente,
Teodoro Petkoff

Anuncios

2 comentarios »

  1. Anonymous said,

    HUGO CHÀVEZ Y RCTV: ESCÀNDALO Y HUMILLACIÒN EN LA PRENSA DE PARAGUAY

    Luis Agüero Wagner
    (http://luisaguerowagner.zoomblog.com)

    Desearía poder obviar tanto como sea posible en estas líneas los sucesos acaecidos una semana atrás en el Caribe (a miles y miles de kilómetros), donde un urticante jefe de estado se negó a renovar licencia a empresarios de la prensa comprometidos con el golpismo militar contra su gobierno, para concentrarme en la sospechosamente desproporcionada reacción que le siguió en los medios de comunicación paraguayos. Reacción hipócrita que no descansó hasta humillar a su propio sindicato, donde brillaron entre los antichavistas muchos de los que en más de una ocasión visitaron las embajadas de Venezuela y Cuba mendigando la solidaridad caribeña, para después condenar un comunicado favorable a lo actuado por la revolución bolivariana.
    Primero quiero aclarar que asisto con bastante frecuencia al local del Sindicato de Periodistas del Paraguay, sin ejercer profesionalmente el periodismo, por la proximidad que tiene con el lugar donde resido y sobre todo porque con frecuencia soy convocado para participar allí de eventos benéficos, rifas y otras primarias modalidades de recaudar modestas sumas de dinero, para ayudar a periodistas desempleados, enfermos, carentes de seguro médico, asistencia social y muchas otras vitales coberturas que hoy se ofrecen en cualquier país mìnimamente organizado a los trabajadores y ciudadanos en general.
    Con dolor en el alma debo decir que en ninguna de las ocasiones en que acudí a la sede en cuestión, pude reconocer por el lugar haciendo causa común con un miembro de su gremio a Pepa Kostianovsky, a Alcibíades González Delvalle ni a la numerosa y bien ubicada familia Rubìn. Una sola moneda jamás vi caer de sus bolsillos para solidarizarse con algún colega en desgracia en estas frecuentes colectas organizadas por el Sindicato de Periodistas, cuya radio comunitaria fue sospechosamente asaltada en una oportunidad en las mismas narices de un destacamento policial situado en pleno Centro de esta capital sin que nadie se escandalice por ello.
    Esta falta de conciencia gremial resulta por demás agravada por el hecho de que estas personas son cada vez más conocidas por la solvencia económica que adquirieron, tras interminables años de administrar bienes inmuebles de generales de Stroessner, recibir tierras en retribución por animar los cumpleaños del dictador, engrosar sus cuentas bancarias con importantes sumas de dinero público recibido por propaganda oficial adjudicada de manera arbitraria e ilegal, e incluso por embolsar dinero de gobiernos extranjeros para emprender campañas siguiendo directivas de lejanos centros de poder.
    Tampoco me parecen estas personas dotadas de la suficiente autoridad moral para censurar y fustigar a un sindicato al que hace tiempo dejaron de pertenecer para convertirse en simples propagandistas del gobierno que ocasionalmente ejercen un poder paralelo en la sociedad paraguaya. Una de estas personas a las que mencioné más arriba es bastante conocida por su desequilibrio mental-emocional y adicción a psicofármacos, en tanto otra de ellas participó inclusive de un homicidio por torturas perpetrado en dependencias del Ministerio del Interior, en tiempos en que servía como oficial de policía a los cuadros represivos de Edgard L. Ynsfràn.
    En cuanto al señor Humberto Rubìn, me consta de su doble discurso y participación en internas partidarias a favor de quienes le pagan publicidad, así como de sus nefastos antecedentes que hoy oculta y falsea en busca de conservar lo que queda de un fraudulento prestigio. Aunque repita una y mil veces que Stroessner le clausuró la radio, quienes se ocupen algo del tema podrán descubrir que en realidad apagó sus equipos para ahorrar los 341.000 dólares que la Nacional Endowment for Democracy le facilitó para seguir pagando sueldos a sus empleados. En cuanto a su interna estronista con Cáceres Almada y otros personajes, es bueno recordar que el 29 de Septiembre de 1969 Humberto Rubìn galardonó a su tío Adán Godoy Jiménez con el “Micrófono de Oro”. Entre los méritos del premiado figuraban haber sido locutor de “La Voz del Coloradismo” y “Habla el partido colorado”, además de haber demostrado una increíble y cruel frialdad como médico del Policlínico Policial, lugar donde se revivía a los torturados, para que la víctima no muriera antes de declararse comunista. Con tristeza debemos decir que auténticos luchadores por la democracia como Monseñor Ismael Rolòn recibieron tiempo después de manos de Rubìn un premio de categoría inferior, “El Micrófono de Plata”, entregado en el auditorio Jacinto Herrera en 1987.
    También alguien debe recordar que las tan mentadas interferencias a radio Ñandutì, inaugurada por Stroessner y gracias al dinero del pueblo -que alguna vez debe retornar a sus legítimos dueños-, las hacía el recordado “Manito Duarte”, gran amigo de Rubìn y también galardonado en otros tiempos y no precisamente por Juan Carlos Amoroso.
    No pretendo aquí condenar a RCTV, menos aún con el fuste y número de sus abogados, aunque no estaría demás recordar que negó el derecho a la libre expresión a su propio presidente (Chávez) en abril de 2002, cuando éste quiso aclarar al aire que no había renunciado, por lo cual el jefe de estado venezolano debió llamar a Atlanta y hablar por la CNN de Ted Turner, que mostró mayor pluralismo y objetividad en esa ocasión. Tampoco desearía se interprete esta carta como una defensa de lo actuado por Chàvez, que no necesita mi apoyo teniendo la solidaridad del Premio Nòbel de Literatura Harold Pinter, o de los parlamentarios britànicos Jeremy Corbin, Jon Crudas y Colin Burgon. Sencillamente como una llamada de atención ante quienes pretenden fabricar consensos silenciando a los disidentes, y no me refiero precisamente a Hugo Chàvez.

    LUIS AGÜERO WAGNER

  2. Anonymous said,

    HUGO CHÀVEZ Y RCTV: ESCÀNDALO Y HUMILLACIÒN EN LA PRENSA DE PARAGUAY

    Luis Agüero Wagner
    (http://luisaguerowagner.zoomblog.com)

    Desearía poder obviar tanto como sea posible en estas líneas los sucesos acaecidos una semana atrás en el Caribe (a miles y miles de kilómetros), donde un urticante jefe de estado se negó a renovar licencia a empresarios de la prensa comprometidos con el golpismo militar contra su gobierno, para concentrarme en la sospechosamente desproporcionada reacción que le siguió en los medios de comunicación paraguayos. Reacción hipócrita que no descansó hasta humillar a su propio sindicato, donde brillaron entre los antichavistas muchos de los que en más de una ocasión visitaron las embajadas de Venezuela y Cuba mendigando la solidaridad caribeña, para después condenar un comunicado favorable a lo actuado por la revolución bolivariana.
    Primero quiero aclarar que asisto con bastante frecuencia al local del Sindicato de Periodistas del Paraguay, sin ejercer profesionalmente el periodismo, por la proximidad que tiene con el lugar donde resido y sobre todo porque con frecuencia soy convocado para participar allí de eventos benéficos, rifas y otras primarias modalidades de recaudar modestas sumas de dinero, para ayudar a periodistas desempleados, enfermos, carentes de seguro médico, asistencia social y muchas otras vitales coberturas que hoy se ofrecen en cualquier país mìnimamente organizado a los trabajadores y ciudadanos en general.
    Con dolor en el alma debo decir que en ninguna de las ocasiones en que acudí a la sede en cuestión, pude reconocer por el lugar haciendo causa común con un miembro de su gremio a Pepa Kostianovsky, a Alcibíades González Delvalle ni a la numerosa y bien ubicada familia Rubìn. Una sola moneda jamás vi caer de sus bolsillos para solidarizarse con algún colega en desgracia en estas frecuentes colectas organizadas por el Sindicato de Periodistas, cuya radio comunitaria fue sospechosamente asaltada en una oportunidad en las mismas narices de un destacamento policial situado en pleno Centro de esta capital sin que nadie se escandalice por ello.
    Esta falta de conciencia gremial resulta por demás agravada por el hecho de que estas personas son cada vez más conocidas por la solvencia económica que adquirieron, tras interminables años de administrar bienes inmuebles de generales de Stroessner, recibir tierras en retribución por animar los cumpleaños del dictador, engrosar sus cuentas bancarias con importantes sumas de dinero público recibido por propaganda oficial adjudicada de manera arbitraria e ilegal, e incluso por embolsar dinero de gobiernos extranjeros para emprender campañas siguiendo directivas de lejanos centros de poder.
    Tampoco me parecen estas personas dotadas de la suficiente autoridad moral para censurar y fustigar a un sindicato al que hace tiempo dejaron de pertenecer para convertirse en simples propagandistas del gobierno que ocasionalmente ejercen un poder paralelo en la sociedad paraguaya. Una de estas personas a las que mencioné más arriba es bastante conocida por su desequilibrio mental-emocional y adicción a psicofármacos, en tanto otra de ellas participó inclusive de un homicidio por torturas perpetrado en dependencias del Ministerio del Interior, en tiempos en que servía como oficial de policía a los cuadros represivos de Edgard L. Ynsfràn.
    En cuanto al señor Humberto Rubìn, me consta de su doble discurso y participación en internas partidarias a favor de quienes le pagan publicidad, así como de sus nefastos antecedentes que hoy oculta y falsea en busca de conservar lo que queda de un fraudulento prestigio. Aunque repita una y mil veces que Stroessner le clausuró la radio, quienes se ocupen algo del tema podrán descubrir que en realidad apagó sus equipos para ahorrar los 341.000 dólares que la Nacional Endowment for Democracy le facilitó para seguir pagando sueldos a sus empleados. En cuanto a su interna estronista con Cáceres Almada y otros personajes, es bueno recordar que el 29 de Septiembre de 1969 Humberto Rubìn galardonó a su tío Adán Godoy Jiménez con el “Micrófono de Oro”. Entre los méritos del premiado figuraban haber sido locutor de “La Voz del Coloradismo” y “Habla el partido colorado”, además de haber demostrado una increíble y cruel frialdad como médico del Policlínico Policial, lugar donde se revivía a los torturados, para que la víctima no muriera antes de declararse comunista. Con tristeza debemos decir que auténticos luchadores por la democracia como Monseñor Ismael Rolòn recibieron tiempo después de manos de Rubìn un premio de categoría inferior, “El Micrófono de Plata”, entregado en el auditorio Jacinto Herrera en 1987.
    También alguien debe recordar que las tan mentadas interferencias a radio Ñandutì, inaugurada por Stroessner y gracias al dinero del pueblo -que alguna vez debe retornar a sus legítimos dueños-, las hacía el recordado “Manito Duarte”, gran amigo de Rubìn y también galardonado en otros tiempos y no precisamente por Juan Carlos Amoroso.
    No pretendo aquí condenar a RCTV, menos aún con el fuste y número de sus abogados, aunque no estaría demás recordar que negó el derecho a la libre expresión a su propio presidente (Chávez) en abril de 2002, cuando éste quiso aclarar al aire que no había renunciado, por lo cual el jefe de estado venezolano debió llamar a Atlanta y hablar por la CNN de Ted Turner, que mostró mayor pluralismo y objetividad en esa ocasión. Tampoco desearía se interprete esta carta como una defensa de lo actuado por Chàvez, que no necesita mi apoyo teniendo la solidaridad del Premio Nòbel de Literatura Harold Pinter, o de los parlamentarios britànicos Jeremy Corbin, Jon Crudas y Colin Burgon. Sencillamente como una llamada de atención ante quienes pretenden fabricar consensos silenciando a los disidentes, y no me refiero precisamente a Hugo Chàvez.

    LUIS AGÜERO WAGNER


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: