marzo 27, 2007

El ministro vio esta pésima televisión

Posted in Columnas/IsaDobles a 12:09 am por sucedenvenezuela


P or fin sabemos lo que vivimos… lo que sufrimos. No es cansancio, rabia, desgaste, agotamiento, impotencia, frustración, angustia o traición. No, lo que esta mayoría minoritaria que somos oposición tenemos es “un desliz emocional”, que es en una de sus acepciones “incurrir en un error, indiscreción fatal” o sea, “no obedecer” y no lo sabemos porque lo haya declarado un siquiatra. No. Lo afirma el representante diplomático de Venezuela en Brasil y lo sabemos porque de eso acusó al ministro de Comunicaciones en Brasil Helio Costa, después que este comentara que la televisión venezolana que llega a Brasil no es mala sino “pésima”.
“El Presidente de Venezuela puede ser un líder carismático pero hace una pésima televisión y como Ministro de Comunicaciones tengo el derecho de hacer las críticas a cualquier programa de TV mostrado en Brasil”.

Nosotros lo felicitamos, no sólo por la posición asumida, sino por poder hacer uso de ese derecho. Y dice más: “esa televisión venezolana que llega a Brasil es hilarante, para reírse tiene gran utilidad.

Es mejor que `el Chavo’ mejicano”.

Brasil hace una estupenda televisión además de sus novelas y me imagino que ver a Chávez cantando o ridículamente vestido de quetchua, de chino, de chibcha, pemón o en cualquiera de sus personificaciones como médico, perforador, tractorista, beisbolero, académico de toga y birrete, o simplemente desfilando sus distintos uniformes, o viendo sus expresiones cuando besa niños y ancianos, y hasta cuando insulta a la oposición o a otros mandatarios, y muy especialmente cuando engola la voz y miente, como cuando afirmó que nunca le había dicho analfabeta a Condolezza Rice, o que 20 millones de venezolanos lo restituyeron al poder o que aquí no hay presos políticos, es para reírse! Y si el Ministro ha tenido la oportunidad además, de ver el show mediático de Barreto en Aragua, en una presentación a Tribunales en un juicio donde una vez se exhibe como prueba contra ellos una película de Kevin Kostner, o en la TV estatal ver “La hojilla”, entonces sí saben de verdad como es la TV venezolana.

Yo lo comprendo. Porque cuando uno pasa el primer instante de rabia con estas imágenes que nos ofenden y desprestigian, hay veces que no podemos aguantar la risa. Nosotros no tenemos el derecho de rechazarlo porque esto no es una democracia como la que Lula respeta: esto es socialismo del siglo XXI. Que es como se llama una dictadura revolucionaria que pretende eternizarse con una reelección indefinida con un CNE servil, cuyos miembros complacientes son premiados con cargos como Magistrados del Tribunal Supremo y Vicepresidente de la República. Eso que hace reír a Brasil es la Venezuela de hoy, la que la diplomacia servil calla.

Créanos, señor Ministro, nosotros no somos culpables de esta pésima televisión , por el contrario, estamos defendiendo con Radio Caracas su derecho a existir en tradición y talento. No es fácil. A veces reímos para no llorar. Y nos da vergüenza. Esa pena ajena cuando otro hace quedar mal algo que queremos.

Pero estamos de acuerdo con usted: este “Chavo es inaguantable”. Bueno, para ser sincera: nos excusamos con el mejicano. “Que pena nos da con ese señor!”