abril 13, 2007

EL AGUJERO NEGRO

Posted in Columnas/Laureano Marquez a 6:03 pm por sucedenvenezuela

Acaba de informar la NASA que detectaron un eclipse en un agujero negro. Que una noticia así sea dada a conocer por la potencia imperial del norte, justamente en un momento como el que sacude a Venezuela
no parece, en modo alguno, casual. Me van a perdonar, y no es por darle la razón a nuestro Jefe de Estado, pero esto de un eclipse en un hueco negro suena demasiado rebuscado. De los gringos cualquier cosa puede esperarse. Hay quien asegura, desde el oficialismo, que son ellos los que planificaron lo del cierre de RCTV, tan sólo para tener una buena excusa para su nueva arremetida imperialista.

Según la agencia espacial, una intensa nube de gases candentes fue vista cerca del agujero negro. Yo no sé a ustedes, pero a mí ya esto me parece cachondeo. Se la han podido armar mejor. En el cable de EFE se señala textualmente que: “Los agujeros negros son concentraciones tan intensas de material cósmico que ni siquiera la luz logra escapar de su fuerza gravitatoria”.

No cabe duda de que esto es un mensaje cifrado para la concentración del sábado 21 de abril organizada por la oposición. Pero, como si con lo dicho no fuese suficiente, agregan: “Los científicos también señalan que es posible que el agujero negro sea alimentado en su núcleo por un torrente de material proveniente de un disco donde las temperaturas alcanzan los millones de grados centígrados”.

Creo que aquí la alusión al Etanol, como sustituto de los combustibles fósiles, resulta evidentísima.

La cosa no termina allí. Presten atención a lo que viene: “Los astrónomos que utilizan el Observatorio de Rayos-X Chandra de la NASA han encontrado, por primera vez, ondas sonoras procedentes de un agujero negro supermasivo. Esta ‘nota’ es la más grave que se haya detectado nunca en nuestro Universo”. En otras palabras, no sólo son los gases, sino que encima vienen con sonido. ¿Estrategia para opacar el zumbido de sus aviones en una eventual invasión? Quién sabe.

Lo que resulta claro es que estamos metidos, por obra y gracia de la CIA, en un gran agujero negro, con emanaciones de gases y, además, sonoras. Esto, que ya podía ser intuido por cualquier mente perspicaz, es ahora una verdad científica…

Y lo peor es que todo esto nos agarra en medio de una pavorosa escasez de papel tualé. Ya lo dice la sabiduría popular: “Las desgracias nunca vienen solas”.

Anuncios