marzo 29, 2007

Fidel Castro Reaparece polìticamente

Posted in fidel a 12:30 pm por sucedenvenezuela


Castro ha escrito una columna en en el diario oficial de Cuba Granma
No habla de su estado de salud.
Critica a Bush por plantear que se convierta el maíz en combustible

El líder cubano, Fidel Castro, rompió hoy su silencio con un artículo en el diario oficial Granma, cuando se cumplen ocho meses de la cesión provisional del poder a su hermano Raúl, por una enfermedad mantenida como “secreto de Estado”.

Condenados a muerte prematura por hambre y sed más de 3.000 millones de personas en el mundo es el título del artículo de Castro que aparecerá en la edición del jueves del órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, adelantaron fuentes oficiales.

Combustibles alternativos

En el texto, Castro, que en agosto cumplirá 81 años, no hace referencia a su estado de salud ni a temas de la política interna cubana, sino que se refiere al uso de combustibles alternativos y al cambio climático.
El artículo aborda la estrategia de Washington para impulsar el uso de combustibles alternativos, como el etanol, y sus repercusiones en los países pobres.

“He meditado bastante después de la reunión del presidente (de EEUU, George) Bush con los fabricantes norteamericanos de automóviles”, señala el texto, en alusión a la “idea siniestra” de convertir alimentos en combustible “establecida como política exterior de Estados Unidos”.

Reuniones de Bush

El líder cubano se refiere a la reunión mantenida el pasado 26 de marzo entre Bush y los principales productores de automóviles en la que se defendió la idea de impulsar la producción de etanol y combustibles alternativos.

“Reducir y además reciclar todos los motores que consumen electricidad y combustible es una necesidad elemental y urgente de toda la humanidad. La tragedia no consiste en reducir esos gastos de energía, sino en la idea de convertir los alimentos en combustible”, afirma Castro.

Estima que sería necesaria una producción gigantesca de maíz para producir etanol y cuantiosas inversiones “al alcance sólo de las empresas más poderosas, en las que todo se tiene que mover sobre la base de consumo de electricidad y combustible”.

“Aplíquese esta receta a los países del Tercer Mundo y verán cuántas personas dejarán de consumir maíz entre las masas hambrientas de nuestro planeta”, afirma.