junio 4, 2007

Las "Alocadas" Declaraciones de José Vicente Rangel

Posted in opinión a 12:40 pm por sucedenvenezuela


Con Cohetes RPG, Se preparan atentados contra políticos de Gobierno y oposición
Paramilitares infiltrados en el país:

Preparan atentados con Cohetes RPG

Los organismos de seguridad e inteligencia, están tras la pista de ocho RPG, cohetes desechables especiales para atentados, ingresados al país por grupos paramilitares, denunció José Vicente Rangel

Los organismos de seguridad e inteligencia, están tras la pista de ocho RPG, cohetes desechables especiales para atentados, ingresados al país por grupos paramilitares, denunció este domingo José Vicente Rangel, EN SU programa “José Vicente Hoy”, que se transmite por Televen.
En su espacio denominado “Los Confidenciales”, José Vicente Rangel aseguró que se presume que con este tipo de armamentos serán consumados atentados contra figuras políticas, tanto del gobierno como de la oposición, para crear el caos en el país.

Por otra parte denuncio que en la actualidad la actividad de inteligencia que adelanta la CIA y otros organismos similares vinculados a gobiernos de la región contrarios al Presidente Chávez, están pasando información diaria, sobre la seguridad del Presidente, sobre los anillos de su seguridad y sobre los lugares más frecuentados por el Jefe del Estado. Los sitios donde se mueve y aquellos donde permanece más tiempo como Caracas, Barquisimeto y Barinas.

abril 13, 2007

En Venezuela:" Los medios están jodidoss"

Posted in opinión a 6:08 pm por sucedenvenezuela


Guillermo Puyana tiene quince años defendiendo causas periodísticas y libertad de expresión en Colombia.
Estuvo en el país como invitado en el Seminario La libertad de expresión en una sociedad democrática, promovido por el Centro de Estudios de Derechos Humanos de la UCV
Se supone que la libertad de expresión es un derecho en cualquier país democrático.

Pero la verdad es que sólo es responsabilidad de los periodistas trabajar por mantener tan preciado derecho, puesto que los gobiernos se aprovechan para acumular poder cuando la calidad periodística es baja.

Así lo considera Guillermo Puyana, Conjuez de la Corte Suprema de Justicia y especialista en la defensa de periodistas víctimas de la supresión de libertad de expresión, quien estima que un error periodístico puede coartar la libertad de muchos.

Los medios colombianos gozan hoy día de una libertad respetable, gracias a tres aspectos: buen periodismo, respeto a la Jurisprudencia de la Corte Constitucional en materia de libertad de expresión y sobre todo independencia de la Corte Suprema de Justicia.¿Venezuela cumple con estas tres normas?
Puyana sólo se limita a respoder “Bueno… ustedes están jodidos”.

En su opinión el país no cumple con ninguna de las tres.

En la Constitución colombiana de 1991 se incluyeron de manera transversal derechos y restricciones a la libertad de los medios de comunicación.

Algunos de los artículos son vistos como pacatos y otros como un gran avance en materia legal a nivel internacional.

Si bien ningún medio puede publicar artículos, fotos e imágenes que difamen, ultrajen o violen objetos destinados al culto, sí pueden hacer caricaturas de humor de los hijos de los presidentes sin riesgo a ningún proceso judicial por parte de las instancias que defienden a la familia y los niños. De hecho, los hijos del ex presidente Andrés Pastrana fueron ridiculizados en varias ocasiones por algunos medios.

Si TalCual fuera un medio colombiano, la defensa del periódico y el humorista Laureano Márquez hubiese sido fácil -dice Puyana- incluso si éste hubiera ofendido a la hija del Presidente en aquella carta de marras donde hace alusión a su hija menor. “Primero ella es un personaje público por condición de su papá y segundo porque él mismo la pone en público así que no se queje” argumenta el jurista.

En su país está prohibido publicar imágenes y noticias de menores de edad en condiciones denigrantes.Pero la diferencia está que los medios colombianos y sus periodistas son cautos en la distinción entre el humor y la humillación. En Colombia se pueden hacer caricaturas y noticias de niños que son figuras públicas pero es impensable reseñar la condición de vida de un niño desnutrido.

Son razones que pueden ser discutidas desde el punto de vista ético “pero así lo establece la ley y para mantener cierto control hay que respetarla”.

Sin embargo, el año pasado la revista Cambio publicó un reportaje sobre un caso de corrupción: 18 niños en el departamento del Choco habían muerto por desnutrición porque los alimentos altamente nutritivos que le enviaba el Gobierno estaban siendo traficados por funcionarios públicos de los ministerios encargados.

“LA NIEVE DEL ALMIRANTE” En el año 2000 las autoridades panameñas detuvieron un barco de carga colombiano que tenía indicios de haber llevado cocaína. José Luis Cuenca, comandante de la base naval de San Andrés, dio declaraciones a la prensa y dijo que ese barco era de una empresa legal colombiana que se desvió de su destino para auxiliar a otro, que estaba pidiendo auxilio por extravío.

Investigaciones periodísticas, también de la revista Cambio, dieron a conocer que “dicha empresa” estaba presuntamente dominada por capos narcotraficantes apodados “Los Mellizos” por lo que insinuaron que Cuenca podría estar ocultando su relación con dichos mafiosos.

Como si fuera poco, los periodistas de Cambio hicieron un análisis de las coordenadas que dio el coronel a la Corte sobre el barco extraviado y resultó que la ubicación correspondía a tierra firme. El reportaje se tituló “La nieve del almirante”. La investigación sirvió para el procesamiento judicial del coronel.

La historia es uno de los tantos ejemplos que usa Puyana para justificar que gracias al trabajo del gremio periodístico es como se logra la libertad de expresión en cualquier país, de manera que la Corte pueda incluso usar sus trabajos de investigación para la solución de casos sobre irregulares del gobierno. Este caso y el de los niños de Choco son aprobados por la Corte colombiana, de allí la importancia de la independencia del poder judicial.

Otra de las diferencias en el ejercicio periodístico colombiano con el venezolano es que se eliminó la figura de la colegiación. Incluso, afirma el especialista “muchos de los mejores periodistas colombianos apenas son bachilleres”.

Gracias a sus trabajos de investigación los reporteros han logrado la figura jurídica de documentos reservados, es decir “si el periodista no quiere decir la fuente ese es su derecho y no puede ser procesado por eso. En EEUU sí”. Visto así, pareciera que la libertad de expresión en Colombia se está fabricando al mismo ritmo del Water Gate.